Periodismo digital no puede prosperar sin el tradicional

  • Periodismo digital no puede prosperar sin el tradicional

    Foto: Cortesia | MNE 

Mucho se ha discutido sobre la crisis en los medios de comunicación derivada de los cambios tecnológicos del nuevo milenio, en donde ahora el periodismo prioriza la inmediatez que la calidad en las notas debido a la velocidad con la que se mueve el mundo en Internet y las redes sociales.

Asimismo, las notas virales y de recomendaciones son de las más vistas en la web, son las que más clics generan en los periódicos digitales y por consecuencia las que más ingresos les pueden dejar, lo que ha ocasionado un cambio en las prioridades informativas de los diarios.  

Sin embargo, para el periodista y escritor, Pablo Espinosa, el periodismo tradicional es más necesario, porque ningún periodismo digital o cibernético puede prosperar sin las reglas de oro, los conceptos básicos y sobre todo la práctica, cultivo y desarrollo del lenguaje.

 

 

También te puede interesar: "Un Picasso", la seducción del enemigo

 

 

Así lo plantea en su libro “Sala de Redacción”, en donde además realiza una declaración de principios en favor del periodismo escrito, y en particular del periodismo tradicional, sobre todo en la gran revolución cultural que vivimos, donde los medios electrónicos, y en especial las llamadas redes sociales, plantean un reto formidable.

Al presentar su obra en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes y ante la amenaza de la desaparición de los periódicos impresos, Pablo Espinosa explicó que “ni las salas de redacción ni los discos compactos con música grabada, ni los libros impresos desaparecen, se trata simplemente de una etapa de transición”.

“La palabra, sustancia de la literatura periodística nunca perderá vigencia, así nos dirijamos hacia una sociedad ágrafa”, destacó.

Los textos periodísticos que componen el libro Sala de Redacción, explica su autor, apuestan por la literatura, la reflexión, el análisis, pero sobre todo el disfrute, el goce y la documentación.

“Sala de Redacción” es un libro de periodismo misceláneo al presentar reportajes, ensayos, crónicas, entrevistas y reseñas de discos publicados en el periódico La Jornada y en la Revista de la Universidad, pero enriquecidos por aquello “que se queda en el tintero”.

Por otra parte, el periodista y promotor de la cultura, José Gordon indicó que con la publicación Pablo Espinosa se asoma encantado al mundo y que el volumen “realmente” es una ampliación enorme de registros del mundo.

“Un libro rico donde se habla por igual de los usos tecnológicos actuales en la escucha de la música, por críticos maravillosos como Pascal Quignard, por las óperas que se pueden escuchar por internet, se pasa por historias amorosas de seres vulnerables que están atentos al presente, por personajes que viven a corazón abierto”, calificó.

En su participación, la periodista y escritora Elena Poniatowska dio lectura al prólogo que realizó para la publicación. “El lector que se adentre en la obra de Pablo Espinosa y se disponga a recibir su voz sonora amplificada en esta Sala de Redacción no será el mismo ni volverá a escuchar Las cuatro estaciones de Vivaldi con los mismos oídos.

“Le será fácil recordar que la música es un prodigio y que, como lo dijo Confucio, ‘la fuerza moral es la columna vertebral de la cultura humana y la música es la flor de la fuerza moral’”, expresó la escritora y periodista en el texto.

Cabe destacar que “Sala de Redacción” incluye una de las pocas entrevistas que ha concedido el compositor estoniano Arvo Pärt, su encuentro con el periodista Ryszard Kapuściński, considerado el mejor reportero de la era contemporánea, así como un texto que aborda las entretelas y lo sucedido tras bambalinas en la entrega del Premio Nobel en Estocolmo, cuando le fue entregado a José Saramago en 1998.

Asimismo presenta, entre otros textos, un amplio reportaje sobre los violines Stradivarius, y blas crónicas de conciertos de James Brown, David Bowie, Roger Waters, Patti Smith, que persiguen reproducir la intensidad vivida.

 

Notas Relacionadas