El origen pagano del Día del Amor

  • El origen pagano del Día del Amor

    Foto: Internet

El llamado Día del Amor y la Amistad o Día de San Valentín es una celebración muy antigua en su esencia, cuyos orígenes se remontan al paganismo de la Antigua Roma que, con el paso del tiempo, ha adquirido diversos matices, apropiaciones y explotaciones comerciales como sucede hoy día, donde los dioses y las motivaciones alrededor del festejo, han quedado a un lado ante el avasallante sentido mercantilista de esta fecha.

Así lo explicó en entrevista para México Nueva Era, Adriana Palafox, especialista en terapia de pareja, quien impartirá el taller "Ritual de Amor" en el Instituto Mexicano de Numerología este domingo 17 de febrero, en donde se abordarán, entre otras, las preguntas: ¿Por qué celebramos al amor en estas fechas? ¿Para qué tengo/quiero una pareja?

La terapueta señaló que "febrero es el segundo mes en el calendario gregoriano y fue llamado así en honor a las 'februa' (purificación) en las fiestas Lupercales, el festival de la purificación en la Antigua Roma, que se celebraba cada 15 de febrero".

 

También te puede Interesar: La radio en México no ha muerto; sigue más viva que nunca

 

Detalló que la fiesta lupercal (nombre que viene de "lobo", en latín) "iniciaba cuando los lupercos comenzaban a correr desenfrenadamente, cubiertos de unas pocas tiras de cuero y pieles de lobo, alrededor del monte Palatino. La tradición dictaba que golpearan a todas las personas que se cruzaran frente a ellos. El hecho de ser flagelado por las tiras de cuero, creadas a partir de los animales sacrificados, era considerado un acto de purificación y de propiciación de la fertilidad, al cual los romanos llamaban 'februatio'", dijo.

Recordó que entre las mujeres, se creía que este rito aumentaba la fertilidad. "Las marcas púrpura de los azotes representaban al color emblemático de las prostitutas sagradas, que más tarde llevaban a cabo el acto sexual con los lupercos, en el Ara Máxima. A las mismas se las llamaba 'lobas' o 'lupas'”.

Refirió que "ya en la Antigua Grecia existían celebraciones en honor a Eros y Afrodita durante la mitad de febrero. En estos días, las jóvenes parejas de griegos y luego los romanos (con Cupido, la versión romana de Eros), que estaban enamorados y querían consumar su matrimonio, hacían ofrendas especiales (“regalos”) a este dios, con el propósito de propiciar su ayuda. Es muy posible que de ello provenga la primer versión de los “regalos y salutaciones” relativas al amor romántico".

Con la llegada del Cristianismo, estos rituales de fertilidad no fueron vistos con buenos ojos, por lo que, en la primera oportunidad se fueron sustituyendo por nuevas creencias y es aquí donde a parece la figura de San Valentín, aunque se siguen conservando los mismos símbolos de paganismo, tales como, el corazón con la flecha atravesada o el dios cupido, de acuerdo con la especialista.

Adriana Palafox, subrayó que el Día de San Valentín "comenzó a celebrarse hacia el año 494 d.C, siendo auspiciado por el papa Gelasio I, quien tomó la medida de celebrar una festividad católica el 14 de febrero, con el fin de anular y prohibir la fiesta pagana de las Lupercales".

Gelasio I, explicó la terapeuta, necesitaba anteponer otra fiesta a la celebración de las Lupercales, por lo que escogió el del Santo que caía justo un día antes y que había (supuestamente) vivido dos siglos antes: San Valentín.

No se tenía muy claro quién era este santo, afirmó, pero venía a suplir esa importante fiesta pagana, y alrededor de él se crearon infinidad de leyendas (la mayoría desmentidas con el transcurso de los siglos) que indicaban que Valentín había sido bondadoso médico romano que decidió hacerse cristiano y ordenarse como sacerdote, y como tal ofició una gran cantidad de bodas entre jóvenes enamorados. 

El problema, continuó Palafox, residía en que en aquella época los soldados no podían contraer matrimonio, pero muchos fueron los que quisieron hacerlo para unirse a sus amadas. Según explica la leyenda, el emperador romano Claudio II se enteró de lo que estaba realizando Valentín y ordeno ejecutarlo, convirtiéndose al religioso en un mártir y referente de todos los enamorados.

Cabe destacar que varios son los santos llamados Valentín a los que se les ha adjudicado ser el ‘santo’ al que se le dedicó el Día de los Enamorados, sin llegar a ningún acuerdo, ni siquiera los mismos miembros de la iglesia, por lo que las leyendas y mitos alrededor de este personaje y sus diferentes procedencias son múltiples, encontrando infinidad de iglesias que dicen tener los restos de San Valentín.

La terapeuta puntualizó que, como festividad religiosa, se estuvo celebrando a lo largo de los siguientes quince siglos, hasta 1969, año en el que, bajo el pontificado de Pablo VI, la Iglesia Católica decidió eliminar San Valentín del calendario litúrgico.

Pero por aquel entonces la comercialización del Día de San Valentín como fecha del Día de los Enamorados, ya estaba totalmente instaurada en la sociedad de consumo, aseguró.

En este sentido, señaló Adriana Palafox, "el primer registro que existe sobre la comercialización de esta fecha es el que señala a la norteamericana Esther A. Howland como la precursora de la venta de tarjetas regalo con motivos románticos y dibujos de enamorados que ideó y realizó a mediados de la década de 1840, vendiéndolas por unos centavos en la librería que regentaba su padre en Worcester (Massachusetts) y las cuales se convirtieron en todo un éxito".

Agregó que a lo largo de los últimos años, “Valentine’s Day” ha dejado de ser una fiesta casi exclusivamente anglosajona, para popularizarse en América Latina y el Sur de Europa.

 

Notas Relacionadas