El Santo surgió de la cultura popular mexicana

  • El Santo surgió de la cultura popular mexicana

Este 5 de febrero se cumplieron 35 años de la muerte del luchador profesional Rodolfo Guzmán Huerta, mejor conocido como El Santo, un personaje que, de acuerdo con el investigador del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México, Francisco Illescas Nájera, surgió de la cultura popular mexicana.

A manera de esbozo, en un artículo titulado "¿Hasta qué punto fue el Santo, 'el enmascarado de plata', definido por la ascendente cultura popular mexicana del siglo XX", el académico asegura que "para satisfacer las necesidades de los integrantes de una nueva cultura a formar en un México posrevolucionario, surgen una serie de iconos que cumplen con valores contemporáneos de la ascendiente cultura popular urbana fragmentada y esperanzada: los héroes populares. Éste es el caso del Santo, quien a partir de la lucha libre saltó para desarrollarse como uno de los personajes y leyendas' contemporáneas de mayor estima en el país".

Illescas Nájera menciona que "la influencia del folclor y tradición provinciana resultaron de vital importancia en las urbes, por lo que el desarrollo de los héroes populares se fue consagrando a base de la definición de los ideales populares, símbolos políticos y prototipos urbanos que se erigían en la época".

 

También te puede interesar: No abrirá por cuatro meses Museo de Arte Moderno de Nueva York

 

A partir de este contexto, según el especialista, surge la figura del Santo, la cual se fue moldeando hasta convertirse en un "líder cultural [...] y el hecho de que 'El Enmascarado de Plata' siga siendo hoy en día un icono clásico en la cultura mexicana muestra, ante todo, que el país ha podido crear ídolos fuera de la influencia extranjera (en una mayor parte) lo que resume en una situación actual, la perseverancia y conservación de la tradición frente a cambios globales fuertes mediante la mezcla de elementos culturales".

Francisco Illescas señala que, "como parte del proceso de compenetración de dos culturas, la popular y la urbana, en México, el Santo fue un participante activo. Mantenía una carrera de luchador profesional, pero más que acaparar la atención por medio del deporte favorito nacional, partió a nuevos terrenos por medio de elementos que reforzaron su presencia en la sociedad mexicana como justiciero"; la historieta, la televisión y el cine fueron, principalmente, estos elementos que potenciaron la popularidad del profesional y el personaje.

"Vital fue el que su historieta, por ejemplo, reflejara la situación urbana del momento, o que su cine defendiera una moral adaptada a los avances ideológicos de la modernidad y el anhelo por la cultura y las tradiciones. El papel que juega el Santo al volverse el héroe ante las problemáticas de trasfondo cultural, lo lleva a defender como héroe popular a México", afirma el experto.

Illescas Nájera apunta que el Santo es un reflejo de las creencias populares, ya que "el personaje representado por el Santo retoma ciertas caracteristicas de los fetiches populares como la masculinidad y la religión, determinantes, según Bou y Pérez, para su formación como héroe popular. Esta masculinidad se asocia al esculturismo, que lleva a la contemplación del Santo como ideal; ayudada por el anonimato de la máscara, éste y otros fetiches populares empiezan a reflejar la cultura y a conformar al personaje [...] El Santo se refugia como protegido de la virgen del Tepeyac, adquiriendo aún más atractivo y simpatía de su audiencia por mantenerse fiel a las creencias religiosas y adoptar el estandarte de guerrero de la fe".

A manera de conclusión, el académico Francisco Illescas Nájera, afirma que "el Santo se conformó, consagró y definió en función de la cultura mexicana hasta el punto en que se pueda considerar a ésta como una cultura híbrida, joven y propositiva, en busca del origen que la lleva a definirse a sí misma y a la vez la proyecta hacia la modernidad; con la integración de elementos cosmopolitas y populares es que se pudo traducir tanta historia, folclor, tradición,religión, migración y modernización en una reformada cultura propia y nacional, para posteriormente transmitirla a representativos e icónicos de ésta, como lo fue el Santo". 

 

Notas Relacionadas