Objetos de Frida Khalo son expuestos en Londres

  • Objetos de Frida Khalo son expuestos en Londres
Fuente: 
Dpa
15-06-2018

Londres. "Pies, para qué los quiero si tengo alas pa' volar", escribió Frida Kahlo en 1953 en su diario. Se enfrentaba a la amputación de su pierna derecha, afectada por la gangrena. En una nueva exposición, el Museo Victoria & Albert de Londres trata la relación de la pintora mexicana con la discapacidad física y el dolor mental.

"No dejó que su discapacidad la definiera, sino que la superó y la utilizó en su propia búsqueda de la identidad", dice la comisaria Claire Wilcox. La exposición Frida Kahlo: Making Herself Up será inaugurada el sábado y estará abierta hasta el 4 de noviembre. En la exposición se presentan más de 200 objetos personales de Kahlo (1907-1954) que han sido trasladadas desde la que era la casa de sus padres, y que ahora es un museo, La casa azul, en Ciudad de México a Londres.

Según el Museo Victoria & Albert, los objetos se exponen por primera vez fuera de México. Su pareja, el pintor Diego Rivera, que se casó con ella dos veces, encerró las propiedades de la artista tras su muerte. Cuando se abrió la cámara del tesoro en La casa azúl en 2004, aparecieron más de 300 objetos personales, 6.000 fotografías y 22.000 documentos.

 

También te puede interesar: Celebran la magia de Sergio Pitol a dos meses de su fallecimiento

 

Además de una colección deslumbrante de brillantes vestidos, chals y tocados de estilo tradicional, se pueden ver en la muestra pendientes, collares, bolsos, botes de perfume, pastilleros, lápices de cejas, esmalte de uñas rojo y pintalabios del color "Todo es rosado".

También hay fotos, autorretratos y algunos cuadros y dibujos de la artista. Asimismo se documenta su evolución artística, personal y política. Sin embargo, el tema central de la muestra es la relación de Kahlo con su continuo dolor físico: cuando tenía seis años, enfermó de poliomielitis y a los 18 años sufrió un grave accidente de tráfico que casi le costó la vida.

Fue operada más de 30 veces y tuvo que llevar durante años corsés de acero, escayolas y cuero. "No estoy enferma, estoy rota", escribió poco antes de morir a los 47 años. "Pero estoy feliz de estar viva mientras pueda pintar". Kahlo, que en realidad quería ser doctora, luchó y procesó su sufrimiento a través de sus cuadros, que en ocasiones pintó tumbada en la cama con ayuda de espejos.

También expresó en su obra los varios abortos que sufrió, posiblemente como consecuencia de su sus dolencias. Pintó sus corsés y los convirtió en obras de arte. Kahlo le hizo un agujero a un ejemplar de escayola, decorado con la hoz y el martillo, justo en el ombligo, ya fuera por ventilación o para simbolizar "la ausencia de un feto", dicen los expertos.

Kahlo también transformó la prótesis de su pierna derecha, expuesta como otros objetos en vitrinas con forma de cama con dosel. La escondía en unas botas de cuero rojo hechas a medida con dibujos de dragones chinos. "A Kahlo le importó su aspecto hasta el final. Encontró fuerza en su arte y su aspecto", indica un cartel informativo. Pero su legado es mucho más, cuenta el director del museo londinense, Tristram Hunt.

"Con su rechazo a la ortodoxia de género, la discapacidad y la convención, Kahlo sigue siendo única en su papel pionero".

Notas Relacionadas