Desarrollan estimulador magnético para tratamiento del infarto cerebral

  • Desarrollan estimulador magnético para tratamiento del infarto cerebral

El galardonado con el Premio Nacional de Ciencias 2017 en el campo de Tecnología, Innovación y Diseño, Emilio Sacristan Rock, quien fuera el creador de un corazón artificial universal, ahora desarrolla un estimulador magnético que ayudará a reducir el daño durante un infarto cerebral.

El profesor e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa desde 1995, destacó que probablemente, este dispositivo será su mayor contribución, pues es “la cosa más innovadora que he hecho, es un sistema con una idea muy radical y por lo mismo nos ha costado muchísimo trabajo, ha sido muy difícil sacarlo adelante, porque mucha gente no nos creía al principio que esto se podía hacer y que iba a funcionar”.

Desde 2012 trabaja en este proyecto, del cual actualmente se realizan pruebas clínicas en tres hospitales en Ohio, Estados Unidos, gracias a los fondos de investigación otorgados por el gobierno de ese país, así como en México, en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía.

 

También te puede interesar: Crearán la temperatura más fría del mundo

 

“Es una tecnología que sirve como un tratamiento de emergencia en las primeras horas de un accidente cerebrovascular, en particular para infarto cerebral, aunque en México lo estamos probando para otra condición similar, el vasoespasmo, que es otro problema que se da”.

De hecho, dijo, “ya tenemos la aprobación de la FDA (Food and Drug Administration) para empezar a vender el primer aparato para uso en pacientes en terapia intensiva para vasoespasmo y estamos ahora haciendo las pruebas clínicas para la segunda aplicación, que sería infarto cerebral”.

Sacristan Rock precisó que este sistema usa antenas magnéticas enfocadas al nervio facial, las cuales a través de pulsos activan el sistema autónomo que regula la apertura y clausura de las arterias cerebrales que regulan el flujo sanguíneo en el cerebro.

Adicionalmente, se trata de un tratamiento no invasivo, que se puede dar de emergencia en pacientes en cuanto se ven los primeros síntomas de un infarto que en aproximadamente ocho horas produce daños irreversibles en el cerebro y “si el diagnóstico está mal, no pasa nada” ya que no genera daño al paciente.

“Creemos que va a tener un impacto enorme”, señaló el investigador quien consideró que podrá utilizarse como una especie de desfibrilador automático en casos de emergencia, “pero nos faltan muchos años para eso, primero tenemos que probarlo en hospitales” para que luego se generalice su uso en ambulancias y en atenciones de primera respuesta.

A la fecha, apuntó, en el desarrollo de este estimulador magnético se han invertido más de 8 millones de dólares. “Desafortunadamente en México hubo muchos recortes y este año no nos aprobaron ningún fondo de investigación y estamos un poco detenidos”.

Notas Relacionadas