Participa UNAM en secuenciación del genoma indígena mexicano

  • Participa UNAM en secuenciación del genoma indígena mexicano

    Foto: Internet

Analizar el genoma de los habitantes originarios de América no sólo ayuda a entender mejor por qué enfermedades como la diabetes parecen afectar más a los mexicanos que a los europeos, también arroja luz sobre cómo los primeros humanos llegaron a este continente, cómo se colonizó nuestro país, qué grupos se interrelacionaron, incluso si la palabra nahua responde a una identidad cultural o a una genética.

“Así de amplias son las respuestas que se derivan de este trabajo”, expuso Alejandro Garcíarrubio, del Instituto de Biotecnología campus Morelos de la UNAM, al referirse a una investigación de un lustro –encabezada por el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN)–, 100 por ciento mexicana, y cuyos resultados fueron publicados recientemente en la revista Nature Communications.

Para llevar a cabo esta labor, los expertos seleccionaron a 12 miembros de seis grupos étnicos que representan al norte, centro y sur de México: tarahumaras y tepehuanos, en el primer apartado; nahuas, totonacas y zapotecos, en el segundo, y a los mayas, en el último. Los mestizos elegidos fueron padre, madre e hijo, y sirvieron como individuos de control.

 

También te puede interesar: IPN construye dispositivo para controlar la velocidad de los autos

 

“La tarea no fue sencilla; debíamos constatar, con 95 por ciento de certeza, que el 99 por ciento del genoma de las personas a analizar era indígena. Es tan difícil hallar sujetos con tales características, que aunque consideramos decenas de candidatos por etnia para quedarnos con los dos mejores, al final tuvimos que aceptar a un par fuera del rango, por tener 98 por ciento de información amerindia y dos por ciento de herencia europea”.

Así, después de esta criba se tomaron muestras de sangre para extraer el ADN de 12 indígenas, no sin antes explicarles en qué consistía el trabajo y obtener un consentimiento informado. “Esta parte también tuvo sus trabas: debíamos llegar con folletería y hacer esto entendible a gente que, con frecuencia, no habla español y tiene una escolaridad muy baja”.

El material genético se mandó secuenciar a Estados Unidos, y con los datos en mano, en México se analizó por computadora cuáles genes habían sido modificados, cuáles eran de interés, cuáles revelaban los niveles de parecido entre los distintos grupos étnicos, cuáles los diferencian de los asiáticos y los europeos, y cómo se relacionaban estos individuos respecto al ADN antiguo de los primeros pobladores del continente. “Es asombroso lo que se puede colegir de estos datos, pues nos permiten ver cómo se fue poblando América”.

Notas Relacionadas