Sin control, inseguridad en CDMX

  • Sin control, inseguridad en CDMX

    Foto: Cortesía|MNE

Es evidente que las autoridades de seguridad pública en la ciudad de México han pedido el control y pone en jaque a los ciudadanos; por lo que se debe evaluar la permanencia del actual titular de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, Raymundo Collins Flores.

 

En tanto, la jefa de gobierno electa, Claudia Sheinbaum Pardo, debe reconocer que en la capital del país se vive una situación de grave magnitud, “que podría poner en riesgo la gobernabilidad de los capitalinos; se debe garantizar a toda costa la seguridad de toda la población”, demandó la Confederación Nacional de Profesionistas y Jóvenes de México (Conapro).

En voz de su presidente, Silvio Octavio García Rodríguez, esta Organización No Gubernamental (ONG), advirtió que el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida; junto con el encargado de la jefatura de gobierno capitalino José Ramón Amieva, deben dar solución inmediata para garantizar la seguridad de todos los capitalinos y sus visitantes.

 

También te puede interesar: Detienen a 339 personas durante fiestas patrias

 

Por el momento, García Rodríguez demandó a los integrantes de lo que será el primer Congreso de la Ciudad de México a actuar en consecuencia de manera inmediata para influir en las políticas públicas en materia de seguridad y agilizar los mecanismos para garantizar los derechos humanos para todos los capitalinos.

Urgió detener la ola de violencia en la capital del país con una solución inmediata y garantizar la seguridad de todos los capitalinos y turistas nacionales y extranjeros pues es inaudito que diez personas fueran agredidas con impactos de arma de fuego en la Plaza Garibaldi. Han perdido la vida cinco personas, una de ellas extranjero.

Alertó que se vive una situación de grave magnitud que podría poner en riesgo la gobernabilidad de los capitalinos por lo que consideró que el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete Prida; junto con el jefe de gobierno capitalino José Ramón Amieva, deben dar solución inmediata para garantizar la seguridad de todos los que vivimos en la capital de la república y sus visitantes.

“Es inaudito que lugar turístico internacional, por naturaleza, se tenga un evento lamentable como el que ocurrió en la víspera, donde más de diez personas fueron agredidas con impactos de arma de fuego, —cinco perdieron la vida, una de ellas extranjero— estos hechos manchan la soberanía de nuestro país ante el mundo”, expresó. 

García Rodríguez recordó que en junio pasado fueron encontrados los restos humanos de una persona privada de su vida en la principal avenida de la capital del país, "sin que se dé certeza de la seguridad para los capitalinos”.

Aunado a esto, los delitos de “pequeño impacto” que día a día provocan el malestar de la población con el robo o asalto de sus pertenencias dentro del transporte público, privado, al visitar algún establecimiento mercantil o en plena calle.

Iztacalco, en las garras de la delincuencia

En otra información de inseguridad, cabe señalar que los habitantes de la delegación Iztacalco prácticamente están en las garras de la delincuencia pues es diario que sufran transeúntes y propietarios de negocios asaltos.

Por ejemplo, en las colonias Agrícola Pantitlán y Agrícola Oriental, se suscitan robos a personas que caminan por la calle por parte de delincuentes en bicicleta y también en motocicletas.

A los negocios, los delincuentes llegan en autos o camionetas y en los mismos vehículos huyen ante la ausencia de alguna autoridad pública. Aseguran los vecinos que con Carlos Estrada –como delegado de Iztacalco-, se incrementó la delincuencia, principalmente los robos a peatones y de vehículos.

Inclusive, señalan que han ignorado los actuales funcionarios de la delegación los llamados de auxilio por lo cual han tenido que organizarse entre ellos, con la necesidad de poner mantas, tratando de ahuyentar a los delincuentes. Pero, consideraron que, si es necesario, en caso de atrapar a un ladrón, podrían lincharlo, porque es tanto el enojo y el coraje que los tentaría. “Ojalá, no suceda así”, confiaron.  

Notas Relacionadas