PGJCDMX y la PF realizaron cateo a un bar de Av. Insurgentes

  • PGJCDMX y la PF realizaron cateo a un bar de Av. Insurgentes

    Foto: Cortesía|MNE

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, en coordinación con la Policía Federal,  cumplimentó una orden de cateo en un bar ubicado en avenida Insurgentes Sur, colonia Chimalistac, delegación Álvaro Obregón, donde fueron rescatadas 17 mujeres mexicanas y dos venezolanas posiblemente explotadas sexualmente por 28 imputados detenidos en flagrancia y puestos a disposición de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas.

Derivado de la denuncia de una de las víctimas, el pasado 14 de agosto la Procuraduría capitalina inició una investigación en el lugar en el que se detectó que desde abril de 2016 se prostituía a mujeres y que los imputados obtenían el mayor beneficio económico.

De acuerdo con el modo de operar de los inculpados, las mujeres eran contratadas como bailarinas, pero valiéndose de su condición de vulnerabilidad  eran obligadas a realizar “ficheos” entre los clientes, quienes también pagaban por los servicios sexuales cuyo control y manejo realizaban los detenidos. De las ganancias obtenidas, a las víctimas únicamente les otorgaban la tercera parte.

 

También te puede interesar: Inician proceso de liquidación del Partido Humanista

 

En audiencia privada, el representante social presentó los elementos de prueba recabados con lo que el juez de control concedió la orden de cateo el pasado 11 de septiembre, la cual fue ejecutada esta madrugada.

El agente del Ministerio Público cuenta con 48 horas para determinar la situación legal de los 28 detenidos; en tanto, la Subprocuraduría de Atención a Víctimas activó el protocolo de actuación para bridarles apoyo psicológico, médico y jurídico a las afectadas.

Esta información se emite en términos del Artículo 11 de la Ley de Protección de Datos Personales para la Ciudad de México.

Las personas mencionadas en este comunicado tienen el carácter de imputadas y se presume su inocencia hasta que, en su caso, la autoridad jurisdiccional resuelva lo contrario.

Notas Relacionadas