El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

  • El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

    Foto: Anel Garfias Vera

  • El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

    Foto: Anel Garfias Vera

  • El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

    Foto: Anel Garfias Vera

  • El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

    Foto: Anel Garfias Vera

  • El “Peje”, Coco, Spiderman y hasta la Fibra Scotch Brite se visten tricolor

    Foto: Anel Garfias Vera

Miles de capitalinos empiezan a festejar el 15 y 16 de septiembre, a sentir lo orgulloso que es ser mexicano; en sus rostros de niños, adolescentes y adultos mayores, se reflejan alegría y entusiasmo por  la llegada de las fiestas patrias.

¿Pero, por qué se celebran estas fechas? En México el 15 de septiembre es una fecha de tradición y gran festejo, una jornada donde miles de compatriotas se reúnen en las plazas, ayuntamientos o centros principales de todo el país, para conmemorar un aniversario más del grito de independencia, el número 208 para ser exactos.

El cura Miguel Hidalgo y Costilla convocó al pueblo de Dolores Hidalgo, a través del repique de las campanas de su iglesia para que se levantaran en armas y pusieran el fin del dominio español, todo ello la madrugada del 16 de septiembre de 1810.

 

También te puede interesar: Posible extinción del guacamayo azul

 

En el “corazón del país”, los tres colores de la bandera, verde, blanco y rojo predominan en la explanada del Zócalo Capitalino…El estandarte “quizá” luzca más hermoso que los demás días.

Ya se han colocado los adornos conmemorativos de las fiestas patrias, en el Palacio Legislativo y Palacio de Gobierno adornan figuras que van desde un Ángel de la Independencia, carta magna, hasta números de 1810-2018; únicamente el Palacio Nacional no cuenta con estos distintivos. A un costado del Palacio Nacional, la Suprema Corte de Justicia de la Nación se “viste” de bandera mexicana.

En el cruce de 20 de noviembre y Plaza de la Constitución está colocada la figura más emblemática del Centro Histórico, todas las personas quieren la tradicional foto del recuerdo, se trata del monumental Escudo Nacional.

Con esa alegría que nos caracteriza a nosotros los mexicanos, algunas personas ya portan el sombrero charro, las pelucas, las máscaras. Los tambores y las trompetas suenan por los pasajes.

Como cada año, los puestos de venta de artículos para fiestas patrias no se hicieron esperar, desde finales del mes de agosto ya estaban instalados en diversos puntos de la CDMX. En La calle de 16  de septiembre y Avenida Francisco I Madero, encontrarás muchos locales.

Las mujeres, buscan principalmente aretes que van desde modelos de chile, botellas de cerveza, rebosos, molcajete, mapa de la República Mexicana, campanas, cazuelas, tazas y otros más religiosos como San Juditas Tadeo, Virgen de Guadalupe, hasta lo más novedoso como son la Fibra Esponja de Scotch Brite, sí esas que usas para lavar trastes. Estos pendientes tienen un costo económico de cinco pesos.

En tanto, las arracadas y pulseras tienen un precio de 10 pesos, los mini sobreritos de charro se venden uno a 40 o 3 por 100 pesos.

Otra de las cosas que se venden  a 20 o 30 pesos son los peluches que según representan al “peje”, y digo según porque no están nada parecido a Andrés Manuel López Obrador (próximo Presidente de México).

En los puestos se ondean las banderas de diferentes tamaños y precios, por ejemplo la grande tiene un valor de 400 pesos, mediana 150 y chica en 50.  Si de plano quieres comprar la grande pero no te alcanza, te la dejan en 300 o hasta 200 pesitos.

Por otro lado, los hombres buscan, las playeras de mariachi que valen 100 pesos. A los niños se les compra las famosas guitarras de la película de Coco, Bob Esponja, Spiderman, con un costo de 150 pesos.

Pero si la bandera, aretes y playeras de mariachi no son suficientes para sentirte 100 por ciento mexicano,  te ofrecen las máscaras del luchador “Santo”, pestañas, trajes típicos del país, moños, broches,  matracas o la playera de la Selección Nacional.

También, los extranjeros que visitan el país se unen al festejo de las fiestas patrias, quedando asombrados, con todas las cosas que venden. Una “gringa” asombrada exclama: “Oh my god” al ver un peluche en forma de chile con su cerveza en tanto que unas alemanas compran las trenzas y se tomán la selfie.

Finalmente, en los hogares de las familias mexicanas ya están planeando hacer la fiesta mexicana en compañía de un rico pozole, tacos, tostadas, chile en nogada o cualquier otro plato típico nacional. A pesar de las adversidades que hemos pasado, los mexicanos ya estamos listos para celebrar el 208 aniversario de la independencia y gritar ¡Viva México!

Notas Relacionadas