"WiFi Ralph", la zona de confort de Disney

  • "WiFi Ralph", la zona de confort de Disney

    Foto: Internet 

Cuando apareció la película animada "Ralph, el demoledor"  (2012) resultó una bocanada de aire fresco para los estudios Disney por la originalidad del tema al presentar la cultura popular de los video juegos y ver en pantalla, de una manera divertida, a personajes ochenteros de las maquinitas; una oda a la nostalgia que luego copió "Pixeles" (2015), de Adam Sandler.

Atrapados por la gran química entre el tozudo Ralph y la discriminada Vanellope, pero sobre todo por los grandes dividendo económicos que dejó esta animación, los estudios del ratón Miguelito decidieron continuar su historia fuera del "Arcade", y en "WiFi Ralph" los traslada a la aldea global del internet, en donde, ahora, Disney le copia a "Emoji: la película" (2015) la idea de cómo se vería el mundo de la red desde el interior.

En esta nueva aventura, Ralph y Vanellope caen en la rutina que cualquier pareja en un momento llega a padecer y, sobre todo Ralph está instalado en una zona de confort de la que no quiere desapegarse. El hartazgo de la pequeña corredora de autos de dulce, provocará que su juego se averíe, ante lo cual el dueño del establecimiento de maquinitas tendrá que clausurarlo si no consigue la refacción necesaria, por lo que, el mundo de "Candy Crush" está amenazado.

 

También te podría interesar: "Roma" se exhibe en la UNAM

 

 

Ante el problema, los héroes, el Demoledor y Vanellope, emprenden el viaje a la red WiFi que recientemente ha sido conectada en el "Arcade". Y como si fuera un viaje alrededor del mundo, el exotismo, la aventura y la posibilidad de experiencias nuevas, seducen a la niña, quien ya no está segura de querer regresar a su juego aburrido; total, nadie la va a extrañar.

Esta situación exhibirá lo rupestre de Ralph, los celos y sus inseguridades se desbordarán en el afán de conseguir a toda costa que su mejor amiga (que ya no la única) regrese con él a vivir el mundo ideal en el que se encontraban.

Así, la película se mueve entre dos niveles, uno que nos habla de los sentimientos como el egoísmo de los dos personajes, las inseguridades de cada uno y la amistad que está en riesgo si no tienen la madurez para superar el problema.

El otro aspecto es la forma de la película que acompañará a los personajes, en donde, como ya se apuntó, la interpretación del mundo virtual es la apuesta de Disney para atraer al público: edificios corporativos como sedes de los sitios webs más conocidos, carreteras de la información por donde se trasladan los personajes con un sólo click e incluso un gracioso buscador (¿a caso google?) que es representado como un módulo de información de cualquier plaza pública.

Aunque de manera muy superficial, incluso utópica, la cinta aborda conceptos como el "Spam" o ideas como lo efímero de la popularidad que otorga un canal de videos como Youtube, aunque en la película se le cambia el nombre, pero la esencia es la misma: las tonterías que hace la gente para tener sus 5 minutos de fama en la red y la imperiosa necesidad de acumular "likes" y vistas como si se tratara de una cosecha. 

Esto último podría haber funcionado como una crítica, pero sólo se queda en lo anecdótico y graciosos, incluso, para el espectador, podría tomarse como un aliciente para subir sus propios videos y si por ahí pega la cosa, ganar un poco de dinero, aunque, claro, sabemos que en la realidad esto no sucede tal cual.

Es tan vasto el universo del internet que tres cuartas partes de la película se centraron en el viaje de Ralph y Vanellope, presentando un par de personajes nuevos que no terminaron de cuajar, y, por el contrario, se dejó del lado el mundo del Arcade con las grandes posibilidades de seguir explotando a los personajes que fueron protagonistas en la primera parte como el simpático Félix y la femme fatale, la Sargento Calhoun, que, aunque tienen una aparición muy pequeña y divertida, se les extrañó.

Un momento que hay que destacar es cuando la producción hace autoreferencia durante la visita de Vanellope al sitio oficial de Disney y se encuentra con las princesas. Es una secuencia divertida porque se burla de este mundo rosa de las princesitas, no con la agudeza y osadía de "Sherk", pero al menos, lo intenta.

"WiFi Ralph" es una película animada entretenida que toca de manera superficial sentimientos como los ya descritos y que aborda, también de manera ligera, el mundo de la red, por supuesto, sólo habla de las bondades del internet y no se mete a su lado oscuro, cosa que impide que exista la crítica y la reflexión al respecto. 

Como sucede con Ralph, Disney se instala en su zona de confort y no se arriesga con una propuesta más osada.

 

Notas Relacionadas